lunes, 15 de enero de 2018

De verdad sabes leer?

Solo tienes que leer lo que está escrito en el triángulo de más abajo.



Bueno, ya que lo leíste me animo a asegurar que lo hiciste mal. Ve más arriba y vuelve a leer, pero hazlo palabra por palabra y descubrirás el error.


Confío en tu inteligencia, pero acá te dejo la solución: ˙ǝʇıdǝɹ ǝs "ɐl" ɐɹqɐlɐd ɐl



lunes, 8 de enero de 2018

Imagen.


Mucha gente solo tiene libre el domingo, otros el sábado de tarde y domingos todo el día y los más afortunados tenemos ambos días, también están los que tienen sus libres de forma rotativa o lo que es peor fijos entre semana. No quiero olvidar a los pobres que no tienen día libre, pero de seguro es peor no tener trabajo, pero esto no tiene que ser un consuelo a aquellos que no pueden disfrutar del derecho de tener una jornada de descanso.

Vamos a concentrarnos en los que disfrutan de los fines de semana. Durante siglos la regla fue tener solo un día de descanso para principalmente dedicárselo a Dios, pero la llegada de la revolución industrial cambió eso entre otras muchas cosas.

La mayoría de nosotros conocemos las historias de las difíciles condiciones laborales de las fábricas que llevaban a la depresión y hasta el suicidio a muchos de los trabajadores que tenían que soportar tales condiciones de trabajo. Muchos no llegaban al extremo del suicidio, pero se refugiaban en la bebida, volviéndolos alcohólicos, destruyéndose ellos y sus familias.

La epidemia del alcohol trajo serios problemas en la producción industrial ya que los obreros dejaban sus trabajos los sábados y se entregaban a la bebida ese mismo día y el domingo por lo que al llegar el lunes, totalmente destruidos, muchos de ellos faltaban ese día debido a que les resultaba imposible soportar la jornada laboral con la resaca a cuesta. Llegó a ser tan alevoso que los obreros llamaron al primer día laborable de la semana “San lunes”. Los industriales en un intento por erradicar esta práctica implementaron la media jornada del sábado con la condición de que los obreros se comprometieran a no faltar los lunes, el alcohol resultó ser mejor que cualquier sindicato de la época.

Esto llegó a ser una solución a medias en donde pocos resultaron conformes ya que muchos seguían faltando los lunes, las iglesias seguían reclamando que los feligreses preferían el alcohol y los empresarios continuaban perdiendo dinero hasta que en 1908 una fábrica de EEUU le otorgó a sus funcionarios el sábado completo libre llegando así al fin de semana de dos días que conocemos y muchos disfrutamos hoy.

Esto prendió de inmediato siendo imitado por otras fábricas y exigido por los sindicatos y las iglesias que veían una oportunidad de recuperar el domingo para Dios. Así que este próximo viernes cuando estés saboreando el fin de semana recuerda que no se lo debemos a la larga lucha sindical sino que se lo debemos al alcohol.

Esta entrada no tiene título, no porque me haya olvidado sino que quería hacer algo diferente y solo se me ocurrió prescindir del titulo, tal vez la próxima vez le ponga titulo pero prescinda del contenido.



martes, 2 de enero de 2018

Nombrando los continentes.

Imagen.


Los continentes son esas masas de tierra que se identifican a simple vista por estar delimitadas y separados entre si por grandes masas de agua. Con la excepción de Asia y Europa por lo que seria más correcto llamarlos Eurasia, pero los europeos se creen culturalmente diferente (o mejores) a la parte asiática de Eurasia a pesar que durante siglos ellos vivieron en chozas mientras que sus vecinos asiáticos tenían grandes civilizaciones con grandes ciudades que ya por esas épocas contaban con alcantarillado y alumbrado público.

Otra dificultad para reconocerlos es que según a quien le pregunten pueden decirles que existen 5, 6 o 7 continentes dependiendo si cuentan a la Antártida o si dividen América en Norte o Sudamérica. Y ni que hablar si tomamos en cuenta los nuevos continentes descubiertos últimamente como Zelandia, en el océano Pacifico y Mauritia en el Océano indico. En mi ignorante opinión estos últimos dos continentes no deberían de ser considerados como tales ya que se encuentran en su mayor parte bajo el océano y serían más bien Plataformas continentales; pero bueno no soy geólogo ni geografo o nada que se le parezca.

Esta introducción deviene a que hoy les quiero contar el origen de los nombres de los 6 continentes clásicos: América (una sola), África, Asia, Europa, Antártida y Oceanía.



América.

Es el más conocido por la mayoría de nosotros. El nombre se debe al navegante y cartógrafo Florentino Américo Vespucio que a pesar que no fue el “descubridor” del continente americano, sería el primero en notar que no se trataba de Asia sino que el Nuevo Mundo se trataba de otra masa diferente de tierra.


Africa.

Este origen no está tan claro como el anterior, habría por lo menos tres hipótesis serias. La primera cuenta que el origen de este nombre seria griego, A (sin) y Rhrigos (frío) Arhigos (Sin frío) obviamente haciendo referencia a su clima.

Otro posible origen también griego sería la palabra Aphros (espuma) y la etimología podría ser “Donde el mar hace espuma

Una tercera teoría dice que los romanos llamaron así al continente ya que por esa época habitaban la región una tribu conocida como los Afri.

Hay que destacar que durante mucho tiempo en la antigüedad el continente africano también se lo conocía como Libia.


Europa.

Por aquí también tenemos influencia griega. La mitología de esta civilización cuenta que Zeus sedujo a una princesa fenicia llamada Europa disfrazado o transformado en toro para luego llevarla a la isla de Creta.

Otra teoría griega tendría como origen la palabra Ereb que se traduce como ocaso, en referencia al atardecer. Tengamos en cuenta que Grecia se encuentra en el este del Mar Mediterráneo y para ellos el mundo era mucho más pequeño geográficamente hablando y las tierras que quedan al este de su ubicación terminaron siendo conocidas como Europa por la deformación de la palabra Ereb; el occidente europeo actual es poco más que una cuarta parte del territorio continental pero por esa época las cosas se veían diferentes.

 
Imagen. ¿Si los griegos no existiesen, que nombre
llevarían los continentes hoy en día?


Oceanía.

Más griego. El origen proviene de las Ninfas protectoras de las corrientes de agua conocidas como Hijas de Océano.

Para los griegos Océano era todo el mar que rodeaba las tierras conocidas.


Asia.

¿Qué haríamos sin los griegos? Del idioma helénico Ασία, que significa “al este”. Este término se le atribuye a Herodoto para referirse a Anatolia (Asia menor) y con el tiempo al imperio Persa y con más tiempo a todo el continente más poblado del mundo.


Antártida.


Para el último continente y para variar también tenemos origen griego a su nombre. Antarktike que se traduce como “opuesto a la Osa” (en referencia a la constelación de la Osa Mayor que da nombre al océano Ártico) y fue acuñado por un cartógrafo escoses llamado Barthoñomew que a su vez es probable que lo haya tomado de una colonia que existía en el actual Brasil y que era conocida por los franceses como Antártida.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...